miércoles, 2 de mayo de 2012

Perros y Trail Running



Pues sí, como buen amante de los perros he decidido llevar al entreno de hoy a mi fiel amigo Pippo, un ejemplar de Kerry Blue Terrier de 5 años de edad, pletórico de energía. Me ha ayudado a disfrutar del entreno, sentirme acompañado y a alegrarme sinceramente observando cómo el animal parecía encontrarse totalmente en su medio.

Después de ascender desde Ucieda a la Ermita del Moral (12,5 Km) hicimos un pequeño descanso y comenzamos el descenso. Desde el primer momento he visto que algo no iba del todo bien ya que Pippo se quedaba rezagado. Pude comprobar que tenía una herida en la pata delantera derecha debido sin ninguna duda a las piedras del terreno, así que sin dudarlo, me cargué a Pippo al hombro como si fuera un saco de patatas y continuamos el descenso dejando que al perro en el suelo en aquellos tramos en los que había hierba en los laterales. 

La mayoría de ciclistas que subían en sentido contrario no me han preguntado nada. Habrán pensado "mira que anormal, vaya manera de entrenar tiene". Ja,ja,ja.......

Después de llegar a casa le he limpiado la herida y ya disfruta de un sueño placentero. Bien merecido lo tiene.


No hay comentarios:

Publicar un comentario